NOTICIAS
Escrito por Sergio Wrgner    Lunes, 10 de Octubre de 2011 21:43    PDF Imprimir E-mail
Una ventana a la confusión
Usar puntuación: / 3
MaloBueno 

Imagen: vagos.esSeguro que usted tiene una ventana en su casa. Para este análisis que voy a intentar hacer, sería necesario que usted tenga una ventana de dos hojas corredizas. Son bastante comunes en cualquier casa y por esto se me ocurrió recurrir a ellas para graficar esta teoría. Le pido algo más, imagine que una de las hojas de la ventana tiene un vidrio transparente, pero rojo. Imagine que la otra hoja tiene similares características, pero el vidrio es de color azul.

Una vez que tenga esto en su mente, el paso siguiente será el de darle un nombre a cada una de las hojas de la opinión. Llamaremos a la del vidrio rojo “información” y a la del vidrio azul “Opinión”.
Observe que, al estar la ventana cerrada, el vidrio rojo y el azul nos muestran el total de su superficie y se distingue, perfectamente, la información de la opinión.
¿De qué lado de la ventana deberá estar usted posicionado?
Esto podría ser elegido a criterio suyo. Usted puede ubicar el rojo (información) y el azul (opinión) del lado que guste aunque, para que esto sea más fácil, se me ocurre que sería mejor ponernos de acuerdo y ubicar el rojo a la izquierda y el azul a la derecha. (Suena bastante lógico además ¿no le parece?)
Usted se ubicará de este lado y, entonces, a su izquierda estará la hoja de la ventana de la información y a la derecha la de la opinión.
¿Qué hay del otro lado de la ventana?
Del otro lado, estará la confusión.
Entonces, para enunciar esto en el contexto de la comunicación, diríamos que, enfrente nuestro tenemos de un lado la información y del otro la opinión. En frente de ellas, estamos nosotros. Detrás de ellas, la confusión.
¿Vamos bien? ¿Se entiende?
Ahora le vamos a pedir que se acerque a la ventana y que abra unos 20cm la hoja del vidrio azul. Después, haga lo mismo con la hoja del vidrio rojo
Descubrirá que en la parte central se superponen las hojas de los dos lados y los colores de los vidrios se transforman, se mezclan, se funden, y ya no se ven tan claros como antes. Pero además, usted debe haber notado que, hacia los laterales,  hay espacios en los que usted queda claramente expuesto a la confusión que, dijimos, estaba del otro lado.
Con esto intento graficar uno de los problemas más graves que, a mi entender, está atravesado la comunicación de los grandes medios, en Argentina y en muchos otros países de nuestra Latinoamérica del Siglo XXI
Posiblemente sobrepasados por la existencia de “la mayor libertad de prensa que se haya visto en las diferentes historias de estos pagos”, muchos medios fueron modificando la forma de dirigirse a sus seguidores -ya sean lectores, audio escuchas, o televidentes- sin tomar los recaudos necesarios para que, a la hora de abrir la ventana y “ventilar” sus informaciones o sus propias opiniones, sus seguidores no quedaran tan expuestos a esa potente ráfaga de confusión que se les fue filtrando por todos lados
Posiblemente, otros tantos medios, hayan abierto esa ventana a propósito para perseguir algún fin, especialmente económico, utilizando el enorme poder de la confusión para lograr sus objetivos. Este, bien podría ser el tema para otra nota.
Continuemos con el análisis.
Ahora, supongamos que sólo se abre la hoja del lado derecho, unos 30cm. ¿Qué pasaría? La información (rojo) quedaría encerrada contra el marco de la ventana, pero estaría siendo invadida en su parte central, por la opinión (azul) que además, estaría dejando entrar ese aire de confusión, desde su espacio abierto.
Entonces: La información estaría siendo opinada y la confusión se filtraría gracias a esto.
Ahora, supongamos que sucede lo mismo, aunque la hoja abierta sería la de la izquierda. La opinión quedaría encerrada contra el marco y la información sería la que estaría dejando filtrar el aire de confusión.
Entonces: Se estaría informando la opinión y, de la misma manera, la confusión se haría presente.
Otra hipótesis de teoría dice que este fenómeno será proporcional a la apertura de cada hoja. Cuanto más se abra la hoja de la información, más se estará mezclando con la opinión y viceversa, y en cualquier caso quedará, al menos, una hendija abierta a la confusión. Si se abrieran las hojas de ambos lados, la superposición entre información y opinión se produciría igualmente, aunque en el centro, y la ráfaga de confusión, en este caso, tendría acceso por ambos lados.
La conclusión a la que podemos arribar es que, cuanto menos superpuestas estén la información y la opinión, menor será la ráfaga de confusión que se filtre hacia nosotros y por ende, estaremos mucho más y mejor informados y la opiniones serán mucho mejores y más claras. El  hecho de reducir la confusión, llevará al receptor del mensaje, a asimilar mejor la información y a tener más en cuenta las opiniones vertidas, a la hora de sacar su propia conclusión. Pero también llevará a los comunicadores del mensaje a ser más trasparentes y creíbles, lo que no es poca cosa ¿No le parece?
Entonces:
La información es única e irremplazable.
La opinión es propia y debe fundamentarse.
La confusión sólo podrá llegar a nosotros si alguna de estas afirmaciones, o ambas, no se mantuvieran firmes.
No se puede informar la opinión.
No se puede opinar la información.
Hacer cualquiera de estas dos cosas, conduce a la confusión.
Usted, como receptor, podrá informarse. Usted podrá escuchar otras opiniones. Usted deberá tratar de evitar cualquier clase de confusión a la hora de sacar su propia conclusión. Pero, fundamentalmente, usted, debe exigir que esta ventana a la confusión, se mantenga cerrada.           
Usted, como emisor del mensaje, puede dedicarse a informar. Usted, puede formular una opinión seriamente fundamentada. Usted debe impedir, de cualquier forma, que alguna brisa de confusión se le filtre a la hora de preparar su mensaje. Fundamentalmente, debe mantener cerrada la ventana a la confusión. Porque hoy en día, el receptor del mensaje, está cada vez más atento y tiene cada vez más medios para descubrir cualquier truco pero, fundamentalmente, porque usted eligió esta carrera para informar y no para confundir. Sí, es cierto, usted me va a decir que hay muchos medios que pareciera que hacen estas cosas sistemáticamente, y sin tener ningún cargo de conciencia. Lo acepto. Pero si con esto me quiere decir que usted prefiere estar de ese lado, entonces, olvídese de esta nota, porque esta nota no fue escrita para usted.
 
 
Argentina
Periodista



 
Más artículos :

» Argentina: La Organización de la Sociedad CIvil, ADC, indicó que las multas a las consultoras por difundir índices de inflación no respetan estándares de libertad de expresión

La  (Asociación por los Derechos Civiles - Organización no Gubernamental de la República Argentina), presentó un amicus curiae ante la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Contencioso Administrativo Federal de la Argentina en una causa en la...

» Hacia un modelo de gobierno electrónico

La aplicación de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) han provocado la génesis y el desarrollo de nuevos modos de interpretar la realidad que nos rodea. En el caso de las administraciones...

Revista Dircom

Revista DIRCOM N° 103 - Relaciones Públicas
Editorial: Elegir a las Relaciones PúblicasJuan José Larrea (Ar)El desafío de haber elegido a las Relaciones Públicas y las principales caracterí...

Comunicación Interna

ACI: Auditar la comunicación interna
Quienes trabajamos en comunicación sabemos lo importante que es escuchar a los diferentes públicos de la organización. Y en este sentido, es priori...

Comunicación Política

Comunicación Política 2.0 y Geolocalización en campaña
Caso de éxito: Campaña al Senado de José David Name Cardozo (Colombia). Conferencia de Juan José Larrea en la V Cumbre Mundial de Comunicación Po...

Publicidad

FCB Buenos Aires presenta "Snooze Radio", su nuevo trabajo para Piero
Bajo el concepto ‘Si no dormiste, no manejes’, FCB Buenos Aires presenta su más reciente trabajo para la marca argentina de colchones. El...

Your are currently browsing this site with Internet Explorer 6 (IE6).

Your current web browser must be updated to version 7 of Internet Explorer (IE7) to take advantage of all of template's capabilities.

Why should I upgrade to Internet Explorer 7? Microsoft has redesigned Internet Explorer from the ground up, with better security, new capabilities, and a whole new interface. Many changes resulted from the feedback of millions of users who tested prerelease versions of the new browser. The most compelling reason to upgrade is the improved security. The Internet of today is not the Internet of five years ago. There are dangers that simply didn't exist back in 2001, when Internet Explorer 6 was released to the world. Internet Explorer 7 makes surfing the web fundamentally safer by offering greater protection against viruses, spyware, and other online risks.

Get free downloads for Internet Explorer 7, including recommended updates as they become available. To download Internet Explorer 7 in the language of your choice, please visit the Internet Explorer 7 worldwide page.